Sobre Isabel

Home » Sobre Isabel

Déjame contarte una historia:

IsabelCon 18 años, y a las puertas de la universidad de psicología, no pude matricularme ya que a raíz de una profunda crisis en España mi padre, se quedó sin trabajo. Empecé a buscar trabajo mientras estudiaba administración, ya que era más barato y me habría más puertas laborales. Al poco empecé a trabajar en un gran hospital como Secretaria de Dirección.

Fui haciendo carrera profesional y tuve la oportunidad de conocer la parte directiva, la de recursos humanos y luego la asistencial. Me gustaba mi trabajo, tenía buena relación con mis compañeros y estaba muy bien valorada y reconocida por mi profesionalidad.

En mi entorno personal, familia y amigos, se valoraba muy bien mi posición laboral, la empresa, el sueldo, la estabilidad, el reconocimiento, el buen horario y los beneficios sociales.

Pero a partir de mi primer hijo algo empezó a cambiar en mí. Lo tenía todo en aquel momento, tanto a nivel personal como profesional, pero sentía un vacío en mi interior que no sabía explicar. Miraba a mis jefes o responsables de áreas y pensaba “como me gustaría estar ahí”.

Sabía que no tenía la formación ni la experiencia de ellos, pero me encantaba esa parte de organizar, liderar, decidir estrategias y ayudar a los demás. Yo sentía ese poder por una parte, aunque por otra creía estar muy lejos de poder cambiar mi realidad.

Entonces por una serie de acontecimientos conecté con mi verdadera pasión, mi sueño no realizado des de pequeña y que con 18 años se había truncado, ser psicóloga.

foto con frase robbins

Fueron momentos difíciles de tomar decisiones, de muchos miedos de dar el salto, dejar la estabilidad, un buen sueldo, para entrar en un campo desconocido y del que no vería resultados hasta años después, si los veía.

Pero fue la mejor decisión de mi vida. El camino no fue fácil al principio pero después todo fue encajando, todo se alienó a mi favor. Y sabía que era porque estaba haciendo lo que tenía que hacer. Me convertí en una emprendedora, con libertad en la gestión de mi tiempo, ayudando a los demás y ganándome bien la vida…

¿Algo de lo que te he contado te resuena a ti? ¿Te gustaría dar un giro a tu vida utilizando tus talentos en tu beneficio? ¿Te imaginas hacer cada día aquello que te gusta y ganarte bien la vida?

George Bernard Shaw dice: La gente siempre culpa a sus circunstancias por lo que son. Yo no creo en las circunstancias. Las personas que prosperan en este mundo son las que se levantan y buscan las circunstancias que desean, y si no pueden encontrarlas, las crean.

Muchas personas se pasan la vida trabajando y viviendo sin saber si es eso lo que verdaderamente quieren, o están viviendo por inercia o según las expectativas de otras personas. No se paran a pensar si el rol que desempeñan les hace felices, les proporciona paz interior, alegría.

Aparentemente están haciendo aquello que les gusta y dicen disfrutar pero luego no tienen su vida personal equilibrada o están en permanente estrés. En general, las personas están tan ocupadas “haciendo” que no se paran a reflexionar ¿para qué? O ¿por qué hacen lo que hacen? No se paran a preguntarse por qué no acaban de sentirse plenos. Viven sin preguntarse cuál es la razón de su existencia o su pasión. Y tienes que saber que somos los únicos responsables de nuestra vida.

Hazte la pregunta ¿cuál es el propósito de tu vida? ¿Cuál es tu misión? Para encontrar tu misión, si aún no la tienes, pregúntate ¿qué es aquello que me aporta alegría y satisfacción? A veces las personas conectan con su misión a partir de una tragedia en su vida, de algún hecho doloroso. Pero si ese no es tu caso, no hace falta, puedes saberlo en este instante.

Descubrí mi misión cuando con ocho años había una chica del colegio que por no ser muy agraciada e ir un poco desaliñada, era la burla del colegio. La insultaban y no la dejaban participar de ningún juego. En esa época no sé si por ser una de las altas de clase o por mis dotes comunicativas, era una líder, donde se tenía mucho en cuenta mi opinión. También descubrí mis dotes de mediación.

Más tarde me empezó a llamar la atención por qué hacemos lo que hacemos y qué es aquello que nos mueve para que en momentos seamos seres tan maravillosos y en otros tan dañinos. Mi versión eran que somos buenos por naturaleza y que cada uno de nosotros hace lo mejor que puede. Por eso mi pasión conectó con ayudar a los demás. Con ayudar a ellos a salir de esas circunstancias que pudieran estar viviendo y a sacar lo mejor de ellos para conseguir todo lo que se propusieran.

Uno de los miedos más habituales que sienten las personas cuando descubren su misión, cuando siente la llamada, es cómo realizarla o incorporarla en su vida cotidiana. ¿Tienen que hacerlo poco a poco? ¿De forma drástica? Este miedo puede hacer que las personas no sigan en su empeño. No acaban de creerse, ya que es lo desconocido, que vivir su misión les va a proporcionar más seguridad, plenitud, felicidad.

Siempre pongo el ejemplo del barco, navegar por mar abierto dejándote arrastrar por el mar, sin rumbo, sin control, esto sería una vida sin misión. Tu misión es el norte de tu brújula, te indica el camino y te ayuda a navegar por el mar de la vida.

Cuando tu vida esta alienada con tu misión y pasión toda fluye, dejas de dudar, de temer. Y los desafíos son lecciones para aprender.

Qué tal si revisamos aquello que podemos mejorar y aprender, en lugar de quejarnos de nuestra mala suerte, de que el “mercado” está muy mal, de que hay mucha competencia, de que las ventas están difíciles, de que no es fácil encontrar al buenos empleados o de que no tengo tiempo, dinero, etc.

Triunfar o fracasar no es algo que ocurre de repente, de un día para otro, es algo que se ha ido gestando poco a poco, día a día. Éxitos pequeños irán llevándote a un gran éxito. Lo mismo ocurre con el fracaso.

El éxito es verlo y sentirlo todos los días, teniendo razones suficientemente fuertes. El éxito es tener la sensación de estoy aquí para crecer, para evolucionar, para ser mejor persona, para contribuir a un mundo mejor. Es entrega, pasión, compromiso, alegría, que los clientes digan ¡quiero hacer negocios contigo! ¡Quiero trabajar contigo!

2015-07-17 19.10.32-2

Descubre de lo qué eres capaz. Disfruta de lo que significa poder superarte a ti y alcanzar todo aquello que te propongas. Las personas de mayor éxito saben que en los negocios el 80% es psicología. Aprende, prepárate, trabaja en ti.

Desde muy joven he emprendido varios negocios con éxito y he acompañado a muchas personas en su transición y transformación personal y profesional.

Mi sueño es poder ayudarte y acompañarte a que tu también lo hagas y puedas vivir con libertad y pasión.

¡Agenda Ahora Una “SESIÓN ESTRATÉGICA GRATUITA” Conmigo Y Crearemos Juntos Tu Hoja De Ruta Para Cambiar Tu Estilo De Vida Y Liderar Tu Destino!

¡PULSA AQUÍ PARA VER TODOS LOS DETALLES!